Queso tipo rulo de cabra

Queso vegano

Un queso de anacardo cremoso y fácil que se parece al queso de cabra, ¡pero sin crueldad! Porque la leche de las cabras es para sus cabritillas. No hay que me haga más feliz que ver a un animal libre en su habitat, saltando, brincando, viviendo su vida sin ser explotado, sin que le roben lo que es suyo. Porque la leche de cada especie es para sus bebés. Te animo a que leas próximamente en el apartado Go Vegan! el artículo Toda la verdad sobre la industria láctea.

Espacio vegano online

 

¡Vamos con la receta de este delicioso queso vegetal!

Con solo un ingrediente principal, el anacardo, y una preparación super fácil vas a obtener un queso vegetal con el que te aseguro que todo el mundo alucina. Por su sabor y por su textura este queso es uno de mis preferidos.

Como todas las recetas de quesos de Espacio vegano este queso es vegano, libre de lácteos y con ingredientes naturales.

Ingredientes:  

  • 250 gr. de anacardos crudos sin sal y activados. Activados quiere decir simplemente dejarlos a remojo durante un mínimo de 4 horas con la pizca de sal y después escurrirlos antes de utilizar.
  • Rejuvelac (Ver receta aquí)
  • 1 pizca de sal, yo utilizo sal rosa del himalaya por sus estupendas propiedas, pero puedes utilizar cualquier tipo, aunque ten cuidado con la sal blanca refinada. Se la hecho cuando pongo a remojo los anacardos, pero también puedes ir rectificando durante la elaboración del queso.
  • Finas hierbas  para mi es la que mejor resulta pero puedes ponerle otra cobertura al gusto: pimentón, pimienta molida, orégano, etc…

Aquí tienes los ingredientes que he seleccionado por su estupenda relación calidad-precio. Y además con Amazon Prime los tienes en tu casa en menos de 48 horas y con gastos de envío gratis

 

 

Elaboración:

Ponemos los anacardos en la batidora. Yo utilizo esta de Jata para cantidades pequeñas y el robot de cocina de Bosch para más raciones.

 

Vamos añadiendo el rejuvelac hasta que veamos que se forma una pasta cremosa. Añadir poco a poco el rejuvelac para no pasarnos y que no nos quede demasiado líquido. Con unos 95 ml (un poco menos de 1/2 vaso) suele ser suficiente porque los anacardos han absorbido mucha agua al activarlos, pero si ves que sigue quedando demasiado seco y pastoso puedes añadir algo más de rejuvelac. No te pases de rejuvelac o te quedará un queso tan blando que se deshará al tocarlo.

Bate esta mezcla de anacardos con rejuvelac y sal durante al menos 6 minutos, parando alguna vez para rebañar las paredes de la batidora y volver a incorporarlo al batido. Ha de quedar una crema blanca, consistente y suave, poco arenosa y no líquida.

Esta mezcla la vertemos en un paño tipo gasa. No hace falta que le des forma, simplemente haz una especie de bolsa con él y átalo con unas gomas.

He seleccionado estos de Amazon que están super bien de textura y el precio es estupendo. Además no son fáciles de encontrar en tiendas. Los puedes ver un poquito más abajo junto con el recipiente para filtrar el líquido.

Para encontrar mi primera tela, hace años, me recorrí toda la ciudad. Las que encontraba o eran muy tupidas y no filtraban bien o demasiado abiertas y se desparramaba todo. No eran apropiadas para uso culinario ni para este tipo de recetas. No sé si ahora ya se encontarán con más facilidad. Desde que encontré estas no busco más. Son estupendas tanto para hacer quesos como para leches vegetales y muchas otras funciones de filtrado. Además son reutilizables y 100% de algodón natural sin químicos.

Una vez que hemos vertido la mezcla en la tela, esto se hace para que pierda el líquido sobrante, la dejamos curar en un lugar seco y templado de la casa (preferiblemente entre 16 y 18ºC) lejos de la luz del sol. No te olvides de ponerla encima de un recipiente ya que va a perder líquido día a día y si puede ser con una rejilla entre el recipiente y el queso mucho mejor. También puedes utilizar cualquier escurridor que tengas en casa, siempre poniéndole un recipiente debajo para que recoja el líquido.

Hay que dejarlo entre 2 o 3 días, el tiempo depende de la temperatura ambiente. A mayor temperatura menos tiempo. Pero es aconsejable que fermente poco a poco. Durante ese tiempo estará fermentando por el rejuvelac y solidificará perdiendo el líquido para luego poder manipularlo bien. Para esta receta lo he dejado 48 horas a una temperatura media de 18ºC. También puedes apretarlo una vez al día para ayudar a que pierda líquido. Y no te olvides de vaciar el recipiente para que el agua no llegue a empapar la tela del queso.

Pasado este tiempo, mételo en la nevera al menos 6 horas antes de usarlo, esto hará que se endurezca un poco más y te facilitará darle forma y recubrirlo con las finas hierbas.

Ahora ya puedes darle forma de rulo y darle la cobertura que más te guste.La de finas hierbas le va muy bien. Además reseca un poco el queso por si ha quedado algo tierno y le da consistencia.

 

Queso vegano

Para ello solo tienes que poner una capa fina de hierbas en un plato llano y rodar el rulo de queso. Y ya tienes listo tu queso vegano de cabritilla feliz y libre. ♥

IMPORTANTE:

Este queso NO debe ir al horno, ni tampoco es es conveniente que esté a más de 30ºC. Tampoco lo pongas al sol. Se conserva muy bien en la nevera por más de una semana.

En general ten cuidado con los fermentados caseros, se pueden poner malos, crecerles moho y bacterias no beneficiosas si no tenemos el control adecuado.

No todos los mohos son perjudiciales ya que algunos desarrollan un papel fundamental en la producción de alimentos como ciertos quesos, a los que ayudan en el proceso de su maduración y curación. Estos mohos aportan sabor y aroma a ciertos alimentos como los quesos tipo roquefort o camembert que deben su sabor a una variedad de Penicillium. Más adelante lo usaremos para hacer otros tipos de quesos.

El moho bueno debe ser blanco, beige o verde pero no demasiado oscuro. Si el moho torna a un tono oscuro o de color grisáceo oscuro o negro descarta el queso.

Si te ha gustado la receta o tienes alguna duda, no olvides dejar tu comentario aquí abajo. Me encantará leerlos.

Dejar un comentario