La historia de Britches

Britches liberado

Britches es el nombre de un bebé de macaco que nació en la Universidad de California en 1985.  Fue el nombre que los investigadores que le torturaron le dieron. Él era uno de los 24 bebés que fueron separados de sus madres.

Britches
Imagen del Frente de Liberación Animal

El pequeño Britches fue destetado nada más nacer. Le cosieron los párpados a los dos días de haber llegado a este mundo y le colocaron un dispositivo electrónico de ultrasonidos en la cabeza.

Britches torturado
Imagen del Frente de Liberación Animal

Todo ello formaba parte de un macabro “estudio” sobre la privación sensorial.  Un experimento para comprobar si la ceguera permanente le ocasionaría daños cerebrales o si el alto nivel de decibelios al que era sometido le dejaría sordo. Estas torturas estaban programadas para los tres y únicos años de su vida, ya que luego tenían planeado matarle.

Vivía en una jaula abrazado a un cilindro metálico sin recibir ningún tipo de atención salvo cuando lo sacaban para seguir torturándole.

La tortura de Britches
Imagen del Frente de Liberación Animal

Britches era obligado a escuchar constantemente una grabación, sin poder evitarlo ya que la llevaba atada a su cabeza. Sometido a todas horas a interminables sesiones de decibelios para averiguar el daño que esto le podía causar a su pequeño cerebro. Increíble ¿verdad? Esta escalofriante grabación se puede escuchar en la película “Behind The Mask” de Shannon Kieth. Puedes ver el documental online pinchando en la foto.

Behind the mask. Documental sobre el FLA.
Behind the mask. Tras el pasamontaña.

El proyecto lo condenaba a tres años como objeto de experimentos y luego lo matarían. Una vez muerto estudiarían su cerebro para comprobar o no las hipótesis.

El 20 de Abril de 1985, pocos meses después de su nacimiento, Britches fue rescatado junto con otros 700 animales por el Frente de Liberación Animal.

Liberación de Britches
Liberación de Britches. FLA.

El FLA liberó  a ratones, gatos, zarigüeyas, palomas y otras especies que estaban siendo torturas bajo el pretexto de “estudios médicos y psicológicos”.

Britches fue cuidado por veterinarios de confianza. Le curaron la ceguera que le habían provocado sus torturadores. Tuvo que ser tratado con rehabilitación tanto física como psíquica, muchos cuidados y cariño ya que sufría espasmos musculares, neurosis y un alto nivel de estrés.

Aún así, a las pocas semanas había mejorado considerablemente e incluso jugaba.

Britches liberado con su mamá adoptiva
Britches liberado con su mamá adoptiva. FLA.

Fue trasladado a un santuario de México, donde le llamaron Junior. Allí vivió feliz el resto de su vida y además fue adoptado por una mona que le dio el calor materno del que fue privado por sus torturadores.

Britches (Junior) falleció a la edad de 20 años.

“No podemos salvarlos a todos, pero a algunos de ellos sí, y por ellos vale la pena. Millones mueren torturados, encerrados en celdas inmundas y sucias, con heridas mortales, sin tratamiento, cortados vivos, sometidos a una crueldad psicológica que sin duda es el infierno para todos ellos”, dijo Diane, activista que participó en el rescate de Britches.

La historia de Britches conmocionó a la sociedad de los años 80 y sigue emocionando a toda persona que la conoce.

Aquí os dejo un breve documental sobre su historia.

 

 

Fuente principal e imagenes: Frente de liberación animal.

Dejar un comentario